Manuel Zamorano

Es un maestro en el arte de sugerir. Es por lo tanto, también, perfectamente imperfecto. Quienes han tenido el honor de conocerle, no pueden evitar una cómplice y cautivadora sonrisa al pronunciar su nombre. Como quien evoca un acontecimiento inolvidable, pronuncian, despacio: Mr. Waldorf